• Lun. Oct 19th, 2020

Expulsan a una mujer con Síndrome de Down de una charla para no “asustar” a la gente

Julia, una mujer con Sindrome de Down, fue expulsada de una charla comercial dentro de un hotel en España, junto a sus dos hermanas. Según su versión, el representante de la empresa Medisalud justificó la expulsión diciendo que ella “podría asustar a la gente”. La hermana de Julia afirmó su intención de denunciar los sucesos, a pesar de que el gerente de la empresa haya llamado para pedir disculpas y que no sigan adelante con la denuncia. La hermana, Asunción, dice que la dignidad de su hermana “está por encima”.

Según la versión de Asención, cuando entraron al local donde se daba la charla, el representante de la compañía les pidió a Julia y sus hermanas que no estuvieran en el evento “porque podía molestar a los asistentes y cosas así”. “Fuimos a coger una silla y nos la negó y dijo que allí no podía estar” e incluso les sugirió que dejaran a su hermana fuera y que ellas entraran a presenciar la charla. “Intentamos dialogar con él, pero no había manera y entonces nos salimos las tres y también se salió más gente del acto”, añadió.

La empresa Medisalud suele convocar a invitados con la promesa de valiosos regalos por asistir. El abogado de la compañía, Jorge García, asegura que la versión de las hermanas es falsa y dice que una de las mujeres fue invitada a la charla comercial, “a la que podía acudir con un acompañante” y que “se enfadaron” porque no quisieron darles un ‘smartphone’ a cada una, sino “que se daba por pareja, como afirmaba la invitación”.

Sin embargo, el alcalde de la ciudad donde ocurrió el incidente, Pedro Tendero, afirma que hay existen otra familia que puede corroborar la expulsión. “La empresa está poniendo excusas. La de Julia es una familia conocida en el pueblo, que suelen ir las tres hermanas y el marido de una de ellas juntos a los actos del ayuntamiento e incluso se fueron las tres hermanas hace poco a un viaje que organizó la comisión de mujeres a Benidorm”.

Según el alcalde, que se muestra indignado con el incidente, “la empresa ha llegado a decir que eran personas problemáticas, lo que hace el caso más injusto todavía, y eso no es cierto porque nunca han dado la más mínima molestia”.

Aunque existan dos versiones a esta historia, es normal que la opinión pública defienda más los intereses de una parte y satanice a la otra. ¿A quién le crees tu?

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *