• Mié. Oct 21st, 2020

Eliseo Azuero, al club de los perseguidos

De los creadores de la “persecución por el apellido Bucaram”, llega “soy perseguido por mi actividad fiscalizadora”. Esta vez se trata del legislador Eliseo Azuero, quien resultó salpicado en el tema de corrupción hospitalaria en Manabí, a causa del picante diálogo que mantuvo con el exasambleísta Daniel Mendoza. 

Mediante oficio enviado este lunes al Parlamento, Azuero reprocha que el juez de la Corte Nacional de Justicia, Marco Rodríguez, dictara prisión preventiva en su contra, pues pertenece al grupo de jueces de la CNJ cuya designación irregular fue denunciada por el legislador en 2018 y 2019, por lo que el magistrado “ejecutó su revancha sirviéndose para ello de una grabación adulterada que contiene un diálogo que nunca existió (…) obtenido de manera ilegal”, afirmó. Esto es algo así como cuando en una situación comprometedora te dicen “no es lo que parece”. 

Y para los que pensaron que Azuero se había refundido para huir de la justicia, él aclara que “no estoy evitando la cárcel, estoy evitando la muerte”, haciendo referencia a que tiene problemas cardíacos y de asma, los cuales lo hacen vulnerable al contagio de COVID-19, peor si llegara a estar ‘encanado’. “Mis médicos me han advertido del riesgo para mi vida que conlleva la privación de libertad”, menciona en el comunicado. 

El manifiesto culmina con el rechazo a lo que sería, según él, un intento burdo de destituirlo por carecer de elementos jurídicos y fácticos. 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *