• Lun. Oct 19th, 2020

¡Oh!, Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?

En esta ocasión no nos referimos a los casos de corrupción en la entrega de carnés de discapacidad (que parecería fueron aprobados usando alguna técnica del doctor Chapatín), ni a la excesiva cantidad de precandidatos presidenciales (¿Más de 24? ¿Qué es lista de convocados, “fue sin querer queriendo” o como diría la Chilindrina: “las dos cosas”?), ni al avance de la pandemia en Ecuador (después de todo, decir que: “el 60% de la población ecuatoriana va a tener el virus alrededor del día 120”, y que: “eso no quiere decir que va a haber una mortalidad brutal”; podría ser entendido en palabras del Chapulín Colorado como: “calma, calma qué no panda el cúnico. Total, 100 mil errores los comete cualquiera.”)

Durante el fin de semana fue tendencia la suspensión a nivel mundial de la transmisión de programas televisivos que forma parte de la marca Chespirito. Disputas entre Televisa y la familia Gómez Bolaños habrían sido la causa del problema. Ya sea que usted fuere opositor a esta serie, es decir de los que piensa que programas como El Chavo del Ocho lo único que hacen es promocionar la violencia hacia la niñez y la diferencia entre clases sociales, o sea de las personas que piensa que éste es solamente un programa de entretenimiento que, como la mayoría, contiene cosas con las que está y no está de acuerdo pero que lo disfruta; lo cierto es que los sketches de Chespirito han formado parte de la cultura Latinoamericana desde 1968 cuando se lanzó el programa Los Supergenios de la Mesa Cuadrada, es decir por más de 50 años e incluyen películas y series animadas… ¡Chanfle!, ¡¡rechanfle!!, ¡¡¡recontrachanfle!!!”

Aún no se sabe cuánto tiempo durará esta suspensión. Sin embargo, quienes disfrutaban de esta serie esperan que Televisa y la familia Gómez Bolaños lleguen pronto a un acuerdo que permita continuar con la transmisión de los programas, y rezan para que esta suspensión no alcance a plataformas como YouTube. ¡Ánimo, vecindad! recuerden “lo último que se pierde es la barriga, señor Esperanza.” Lo que sí, estamos seguros es que frases como: “Fue sin querer queriendo”, “¡Todo yo! ¡Todo yo! ¡Todo yo!”, “¡Pues al cabo que ni quería!”, “Se aprovechan de mi nobleza” y la célebre “Primero muerto antes que perder la vida”, aún seguirán siendo “dichas” en nuestra política ecuatoriana por un largo tiempo.

Hasta la próxima, por este mismo canal y a la misma hora. Y no olviden: “La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena.”

By Iceman

Twitter: @f14iceman

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *