• Lun. Oct 26th, 2020

Primeros auxilios psicológicos, su importancia en un mundo de cambios

En algún momento de la vida todos experimentamos estrés, y en cuanto al tema ha sido relacionado de forma negativa y muchas personas tienen un concepto errado del mismo. El problema no es sentir estrés, sino en la intensidad que se manifiesta y los síntomas a nivel somático y psicológico provocan.

El estrés puede ser producido por varios factores y entre esos están los sucesos que suceden de forma imprevista (pandemias, desastres naturales, emergencias, etc) que, al manifestarse, muchas personas quedan en total desorientación y crisis, ante estas situaciones las personas buscan entre sus recursos personologicos la vía de hacer frente a la crisis presentada y el estrés que este ocasiona en su vida.

Ante estas crisis imprevistas los primeros auxilios psicológicos son la herramienta necesaria para poder brindar la orientación correcta y contar con las herramientas o estrategias para poder afrontar las situaciones  y así mismo poder ayudar a entorno social, laboral y familiar.

Los PAP (primeros auxilios psicológicos) pueden ser aprendidos por personas que tienen algún interés el tema o aquellos que trabajan en entidades de socorro o ayuda social, etc. Hay que considerar que la ayuda que se brinda por medio de los primeros auxilios psicológicos no es una simple consejería o dialogo fugaz, requiere tener una preparación teoría, práctica y supervisión para asimilar los conocimientos adquiridos. Aunque no vayas a dedicarte de lleno al estudio del tema debes tener los conocimientos básicos del tema.

Existirán casos muy complejos y difíciles de manejar, en esta ocasión se requerirá de ayuda profesional en el ámbito de salud mental y la intervención será bajo un método muy distinto a los que los PAP tienen.

Vivimos en tiempos de grandes cambios tecnológicos, sociales, etc. y ante estos cambios vemos que también existe un incremento sobre desastres naturales,

 (Inundaciones, incendios forestales, etc) hemos visto que en estas últimas semanas se ha presentado una pandemia que ha puesto al mundo en apuros, en los últimos 30 años ha sido el episodio más duro que hemos tenido que sufrir a nivel de salud local e internacional. 

Sin embargo, han existido personas ajenas al área de salud metal que han querido brindar su ayuda, pero no han sabido cómo hacerlo, no basta con querer ayudar y tener un espíritu altruista.

La persona que quiere colaborar debe mostrarse realmente accesible y no tener metas ajenas o egoístas, tener un espíritu de empatía y humildad.

También recordar que no todas las personas van a requerir ayuda o quieren ser ayudadas, un error seria forzar a la persona a recibir un tipo atención que no se haya solicitado o ser indiferente ante la crisis que vive.

Todos manifestamos nuestras emociones y sentimientos de forma diferente, reaccionamos y aun vivimos el estrés de forma diferente. Cada persona tiene una apreciación y significado de la crisis que vive en el momento, para algunas personas  las crisis o bien puede ser un evento que ha dado de forma imprevista y hay que afrontarlo y superarlo, mientras que para otras simplemente es un acontecimiento que ha golpeado a sus vidas y muy difícil de superar.

Como indicamos en líneas anteriores cada persona reacciona de forma diferente, las principales reacciones ante una crisis (emergencia, desastre,etc) son:

Nivel Psicológico: confusión, revivir el suceso, negación, falta de concentración.

Nivel emocional: miedo, angustia, tristeza, enojo, ira

Nivel físico: dolor de cabeza, dolores musculares

Nivel social; evasión y aislamiento.

Cuando la sintomatología es persistente y vemos que el cuadro clínico de la persona empeora entonces debemos buscar ayuda profesional (Psicólogo clínico o psiquiatra) para que haga una intervención mucho más profunda y entre en el tratamiento clínico que requiere.

Como podemos apreciar este trabajo en brindar los primeros auxilios psicológicos, requiere vocación y preparación, nunca sabemos cuándo aparecerá una crisis imprevista, sea esta personal o psicosocial, lo importante es estar alerta, el mundo cambió con la última crisis sanitaria, por consiguiente, queda en nuestras manos marcar la diferencia y actuar de forma oportuna y responsable cuando se presente la próxima crisis. 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *