• Jue. Oct 29th, 2020

Algoritmos: ¿Algo…? ¿De qué o qué?

PorIceman

Sep 1, 2020

¿Y si le dijera que los algoritmos han formado parte de usted y de su día a día desde el principio de sus tiempos? A ver le explico, imagine que tiene que repartir algo entre sus panas (naranjas, manzanas, cargos públicos, hospitales, ganancia por pautas…lo que sea) ¿Cómo haría el reparto? La respuesta es obvia: Depende de las condiciones (parámetros), es decir, cuántas cosas hay, cuánta pipol es, de a cómo le toca a cada uno, etc. Ahora suponga que cada panita debe recibir la misma cantidad. ¿Cómo haría el reparto ahora? ¿Qué pasos (operaciones) seguiría? Siguiendo las Matemáticas de Nacho, la respuesta más lógica y simple es: sumar el número de cosas que se quiere repartir y dividirlo para el número de güeyes.

Sin embargo, para poder repartir algo en partes iguales, primero debemos saber en base a qué vamos a medir esa “igualdad”. Para no herir susceptibilidades, enfoquémonos en algo saludable, y no me refiero a repartir hospitales sino a repartir manzanas. Imagine que tenemos 11 manzanas para 5 llaminguitos. No olvide que el objetivo es repartir las manzanas en partes iguales (es decir que de una forma u otra, todos deben tener la misma cantidad de manzanas). Ahora, imagine que decidimos repartir las manzanas por unidades, es decir a cada amigui le tocará 2 manzanas (la que sobra le devolveremos a la veci). Ahora suponga que, en lugar de repartir las manzanas por unidad, hacemos puré con las 11 manzanas. Si el puré pesa 500 gramos, es obvio que a cada amigui le tocará 100 gramos de puré de manzana. Ya sea que usted prefiera recibir las manzanas por unidades o en forma de puré, eso no importa, ya que el objetivo era repartir las manzanas de forma igual entre los 5 panas, lo cual lo hemos conseguido usando dos formas diferentes de repartición. Si usted se pregunta: ¿cuál es la diferencia de usar una u otra forma? ¡Tranquilización!, eso viene en nuestro bono geek al final de este artículo.

¡Pero aguanta loco! ¿qué tiene que ver esto con la digitalización? Pues mucho, ya que el conjunto de pasos que seguimos para resolver cierto problema, es básicamente lo que dentro del “emocionante” universo de ceros y unos (léase digitalización) se conoce como algoritmos: conjunto de operaciones lógicas, secuenciales y finitas utilizadas para resolver cierto problema bajo ciertas condiciones. Más claro, en nuestro ejemplo, cada forma diferente usada para repartir las manzanas de forma igual vendría a ser un algoritmo diferente… y ¡sim sala bim! 

Tal y como vimos en episodios anteriores, entender los elementos básicos del tema de digitalización y todas esas brujerías están a nuestro alcance ya que hemos convivido siempre con ellos. En este caso, ahora sabemos que los algoritmos han estado presentes en prácticamente todas las actividades que hacemos, incluso en aquellas básicas como atarse los cordones: diferentes nudos que se hacen siguiendo ciertos pasos, todos funcionan: a veces bien, a veces mal, sometimes ok, todos usan los mismos elementos: cordones y todos cumplen el mismo objetivo: no azotar en el suelo como chango.

Disminuir la posibilidad de ser engañados o de venidas de falsos sabiondos solo depende de nosotros, caso contrario seguirá reinando el dicho  “En tierra de ciegos el tuerto es el rey.” 

Y recuerde: No importa lo que reparta o a quién se lo reparta, lo que importa es que comparta… me refiero a esta noticia, por si acaso.

¡Hasta la próxima!

By IcemaN*

Twitter: @f14iceman

Bono geek: Siguiendo el ejemplo saludable: Seleccionar el método para repartir de mejor forma las manzanas no es trivial. Por ejemplo, mientras repartir la misma cantidad de puré de manzana sería más efectivo, se requiere de más tiempo y recursos para hacerlo. Por otro lado, aunque repartir las manzanas por unidades es más rápido, sin embargo, no todas tienen el mismo peso ni forma. ¿Cuál es mejor entonces? Pues mientras cumpla con el objetivo de repartir en partes iguales, haga lo más útil: si tiene suficientes recursos y tiempo puré, sino repártala por unidades. Algo similar sucede durante la selección y evaluación de algoritmos, unos funcionan de forma más eficiente y dan mejores resultados que otros. Sin embargo, para eso deberíamos hablar de algo llamado teoría de complejidad computacional, la cual correlaciona los algoritmos con el uso de recursos y tiempo de ejecución. Pero eso ya es otro cantar.


Algunos de nuestros episodios anteriores:

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *