• Dom. Nov 29th, 2020

Bye, bye, Trump

PorSebastián Vera

Nov 6, 2020

No le bastó con hacer ruedas de prensa en las que, mintiendo, afirmaba tener la ventaja electoral acusando, sin fundamento alguno, a Joe Biden de querer robar las elecciones con votos ilegales. Inclusive grandes cadenas televisivas como ABC, CBS y NBC cortaron su comparecencia por simple decencia básica. Anderson Cooper, presentador de la cadena CNN, calificó a Trump de “una tortuga obesa en sus espaldas agitándose en el sol caliente” refiriéndose a la actitud del futuro ex presidente de los EEUU sobre el conteo de votos.

Paula White-Cain, asesora espiritual de Trump, oró el miércoles pasado en Florida por la reelección de Trump, además de atribuir el avance del candidato demócrata en las encuestas como “un complot demoníaco”. Según White-Cain, es el mismo Dios quien consentía la victoria de Trump. “El Señor dice que está hecho. Porque escucho victoria, victoria, victoria en los pasillos del cielo” aseguró. Quizás haya existido una interferencia en sus mensajes provenientes del cielo porque la derrota de Trump ya está hecha, a pesar de que los ángeles que ella aseveraba venían de África y Suramérica, no ayudaran al candidato republicano.

Fue el mismo Trump quien, a través de sus disparatadas afirmaciones, cuestiona el sistema democrático estadounidense del que él, supuestamente, era su baluarte. Miles de sus simpatizantes se hicieron presentes en distintas delegaciones electorales de los estados para “cuidar y resguardar” los resultados “favorables” a su candidato. Inclusive en Nevada, varias mujeres con gorras MAGA oraban por “justicia” a las afueras de las oficinas electorales del estado. Las redes sociales tampoco han estado exentas de las polémicas que han rodeado a Trump. Twitter ha etiquetado varios de los tweets de Trump como “engañosos” y Facebook cerró la página Stop the Steal, con más de 320.000 seguidores, pues esta alegaba fraude en el país norteamericano, además de incitar a la violencia si los resultados no eran los que ellos esperan de las elecciones. El Servicio de Inteligencia de los EEUU inclusive prepara un plan de protección para Joe Biden en anticipación a su ya inminente victoria.

Y es que los cuatro años en los que Donald Trump, magnate empresarial y celebridad televisiva, estuvo frente de EEUU se convirtieron en un reality show perpetuo en el que el multimillonario de 69 años desacreditó por completo a la ciencia al punto de tener una gestión totalmente catastrófica ante el coronavirus, favoreció y defendió a grupos racistas y de extrema derecha, negó el cambio climático hasta el punto de sacar a su país del Acuerdo de París, exacerbó el sentimiento de xenofobia hacia inmigrantes y gente de países de Medio Oriente y México e hizo perder por completo la credibilidad de su administración entre renuncias y despidos de funcionarios gubernamentales. Se lo recordará (arrebatándole el puesto a James Buchanan) como el peor presidente de la historia de EEUU. En palabras del mismo Trump, su salida del poder puede resumirse de la siguiente forma: ¡Estás despedido!

Por Sebastián Vera

En mis redes: @sebis_vera

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *