• Dom. Nov 29th, 2020

El error de administrar lo público, como privado

PorMaría Fernanda Carrión

Nov 10, 2020

Uno de los “errores” más comunes de quienes nos gobiernan, es pensar que la administración pública se puede manejar como una empresa privada. Ese “error” que en el mejor de los casos podría ser cometido por desconocimiento y en el peor de ellos por conveniencias políticas, es el responsable de la implementación de políticas públicas,  emisión de normas y toma de decisiones gubernamentales inadecuadas, que perjudican a toda la ciudadanía.

Justamente esas conveniencias políticas han sido el reflejo de las actuaciones del gobierno actual, que en nombre de “honrar los compromisos internacionales” ha preferido sacrificar por una parte  a la ciudadanía con la imposición de medidas económicas que afectan a los sectores más desprotegidos; y por otra a los servidores públicos, realizando despidos masivos en áreas tan sensibles como educación y  salud, dejando de pagar sus sueldos, e incluso realizando afirmaciones coma la que hizo el Ministro de Salud al decir que “los médicos que fallecieron a causa de coronavirus se contagiaron en el ámbito social y llevaron el virus al hospital.” Mientras la cuarta Vicepresidenta en este periodo presidencial, en medio de la pandemia, inicia una gira por Europa “para abrir un espacio de conversaciones, conseguir mayor cooperación y visitar el Vaticano.”

Intentar convertir al Estado en una empresa rentable, pesando en que la disminución del presupuesto público y  la autogestión, servirán para resolver los problemas de la población, es reducir la función de la administración pública a un simple cruce de cuentas  y  así pensar que son eficientes.

A todas luces la  visión de este gobierno sobre la administración del Estado, no solo ha sido equívoca, sino nefasta para el país, demostrando una profunda desconexión con las necesidades de la población.

Por eso es fundamental que quienes nos gobiernen, ingresen a la función pública con conocimientos sobre administración pública, para que puedan ejercer su cargo entendiendo conceptos básicos que les permitan comprender que la administración pública tiene una naturaleza y razón de ser distinta y se podría decir hasta contraria a la administración privada. Siendo su objetivo fundamental el estar al servicio de la comunidad, cuyo campo de acción es amplio, no acotado como el de una empresa, donde los recursos que se utilizan deben ser planificados y priorizados de acuerdo a las necesidades sociales  y no a las necesidades particulares y que además entiendan que los recursos que se invierten en áreas como  educación y salud, no son un gasto innecesario.

María Fernanda Carrión

Twitter: @mariafercm

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *