• Sáb. Feb 27th, 2021

Proceso electoral en estado crítico…

PorMaría Fernanda Carrión

Ene 18, 2021

Un presagio del caos en que se convertiría este proceso electoral, fue la forma en la que se  eligieron los miembros del CNE y su posterior nombramiento, por parte del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio, organismo que nos ha heredado más de un dolor de cabeza.

Tradicionalmente el CNE ha sido duramente criticado por no ser efectivo y transparente en la entrega de resultados electorales, pero hoy las críticas no solo se centran en esa parte del proceso, sino que envuelven todas sus actuaciones.

En los casi veinte años que llevo ejerciendo mis derechos políticos, sin temor a equivocarme, podría decir, que el actual proceso electoral a cargo del CNE, ha sido lejos el más cuestionado de todos. Si revisamos los medios de comunicación; radio, televisión, prensa escrita, medios digitales y redes sociales, no hay día en el que no se encuentre información de algún “inconveniente” en las actuaciones del organismo electoral.

Parecería que los hilos conductores que han marcado el accionar del CNE en la organización del proceso electoral 2021, han sido la negligencia, ineficiencia, ineficacia y desconocimiento legal, de lo contrario como se explica que se hayan emitido reglamentos y resoluciones exigiendo requisitos inexistentes en la norma; que se eliminen partidos y movimientos políticos con sustento legal cuestionable; que haya existido demora en la aprobación de las candidaturas presidenciales; que se suspendan las sesiones del pleno del Consejo a conveniencia; que existan denuncias de irregularidades en contrataciones del organismo electoral; que se den disputas entre los miembros del CNE y TSE; y como resultado se resuelva  la destitución de cuatro de sus consejeros; que se impriman papeletas electorales con errores a menos de un mes de la fecha de las elecciones, con un costo millonario para el país; que se prohíba la utilización de la imagen de quien no participa en los comicios con un sesgo direccionado exclusivamente a un movimiento político, que se conforme un comité con notables personajes coincidentemente contrarios  a una postura política, y abiertamente partidarios de otra, para asesorar en la organización del “Debate Presidencial” que a pocas horas de su realización, sin más ni más, cambia las reglas de participación previamente anunciadas a los candidatos, todo esto en clara inobservancia de la normativa vigente, que a pesar de no ser del gusto de sus miembros está vigente.

A este largo listado de “inconvenientes” suscitados, le acompaña la sombra del aplazamiento de las elecciones fijadas para el 7 de febrero del año en curso, lo que mantiene en estado crítico a este proceso eleccionario, situación que de darse, terminaría por hundir la institucionalidad democrática del país.

Cuando falta menos de un mes para los comicios y teniendo en cuenta todo lo acontecido hasta el momento, el cuestionamiento inmediato que se presenta es: ¿Qué otros nefastos acontecimientos estaremos avocados a presenciar en lo que queda de este proceso electoral?

Solo resta esperar que este proceso concluya en las fechas señaladas, con la elección de un binomio presidencial que nos permita tener la esperanza de salir del abismo sin fin en el que tienen sumido al país.

Por: María Fernanda Carrión

@marifercm

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *