fbpx
  • Sáb. Sep 25th, 2021

Quito y el pasaje

PorSebastián Vera

Ene 19, 2021

La experiencia

Las carreritas; los gritos de “dele rápido que no es paseo” y, a su contrario, el “dale suave que no llevas papas”; la inseguridad y su silencio cuando suben los “recién salidos de la prisión” o los “yo podría estar robando pero prefiero ganarme el pan honestamente”, a sacar algunos centavitos “que ni enriquecen ni empobrecen” con estampitas de citas bíblicas de precio “lo que su voluntad disponga”; las buenas sesiones de variaditos musicales entre tecnocumbia, reggaetón, baladas, rockoleras y cumbia.

La experiencia enlatada de horas pico entre multitudes de gente que sobrepasaban los límites dispuestos en sus stickers de tantos parados, tantos sentados; la falta de espacios para personas con discapacidad móvil; el irrespeto a las paradas asignadas; su perfumado ambiental tóxico aroma smog; la promesa de buses eléctricos; los frenazos de llantas lisas; los asientos “ergonómicos”; la “limpieza” prolija de las unidades; el irrespeto a los tiempos de salida y llegada de las rutas; todo eso y más lo valía el transporte público en Quito a la módica y respetuosa tarifa de $0,12 y $0,25.

La decisión del Concejo

Durante la noche del 27 de noviembre del 2020, en sesión extraordinaria y virtual 108, el Concejo Metropolitano de Quito aprobó nuevas tarifas para el transporte público. En 4 horas de debate y con 15 votos a favor, 2 en contra y 4 abstenciones, se aprobó la “Ordenanza Metropolitana Reformatoria del Código Municipal para el Distrito Metropolitano de Quito que establece la integración de los subsistemas del Sistema Metropolitano de Transporte Público de Pasajeros”, socializada vía web para el acceso público el 1 de diciembre del 2020 con una extensión de 140 páginas incluidos sus anexos.

Para llegar a este resultado, en el que se incrementará de $0,25 (tarifa adoptada el 22 de enero de 2003) a $0,35 la tarifa en los buses de transporte público de la capital, se tomó un año de trabajo y 42 sesiones que preside el vicealcalde Guarderas. También se aprobó la tarifa de $0,45 para el trayecto único del Metro de Quito y de $0,60 para la tarifa integrada con los diferentes subsistemas de transporte como lo son Ecovía, Trolebus, Metro Q y buses urbanos. El alza de tarifa se basa en la “Consultoría para la estructuración del modelo tarifario del sistema metropolitano de transporte público de pasajeros de Quito 2016-2017, GSD”.

Esta consultoría de febrero de 2017 es el resultado del contrato del Convenio de Cooperación Técnica no reembolsable suscrito entre la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina y el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito. La empresa colombiana GSD Plus fue seleccionada para el desarrollo de la consultoría. En el documento de la consultoría, se analizan los siguientes subsistemas: • La primera línea del Metro de Quito, desde Quitumbea la Concepción (22 km), el cual iniciaría operaciones en el año 2019. • Primera línea de Quito Cables, desde la Estación Jaime Roldós a la Estación La Ofelia (3,8 km)• El transporte convencional, conformado por los servicios intracantonal urbano, intracantonalcombinado e intracantonal rural.• Bus Rapid Transit-Metrobus-Q, compuesto actualmente por cinco corredores, cuatro bajo la administración de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros de Quito (EPMTPQ): Central Trolebús, Nororiental-Ecovía, Suroriental y Suroccidental; y el corredor Central Norte concesionado a operadores privados.

Para tomar en consideración• A dos meses de la fecha de entrega de la obra civil del Metro de Quito (31 de marzo de 2021), y a tres (1 de abril de 2021) de iniciar las pruebas de movimiento de los trenes -primero sin pasajeros y después con carga, lo cual significa contar con operadores y conductores capacitados y experimentados- todavía no existe responsable del mantenimiento y operación del mismo. Alianzas estratégicas, contratación de servicios y gestión directa del Municipio de Quito son algunas de las soluciones que se han planteado para este problema, y las tres opciones despiertan dudas.

La nueva gerente del Metro de Quito, Andrea Flores Andino, de 32 años, posesionada el 12 de enero de 2021, y quien fue Gerente General de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros hasta septiembre de 2020, deberá asumir los nuevos retos que representa el Metro. Su experticia en normativa de transporte calificada por la ONU será puesta a prueba en la contratación de la empresa que operará el Metro. Édison Yánez, antecesor en su cargo, fue asesor de movilidad del alcalde Yunda. Vale destacar que es hijo de Jorge Yánez, histórico dirigente de los transportistas de Quito. Yánez desempeñó su cargo desde el 17 de junio de 2019 hasta el 19 de noviembre de 2020, cuando presenta su renuncia, siendo esta oficializada por el alcalde Yunda el 8 de enero de 2021. • Quito Cables se encuentra paralizada. 13 millones de dólares desde su ejecución parcializada, y ya casi olvidada desde hace 5 años atrás, esta obra todavía espera por alguna solución o respuesta.  • En entrevista el 11 de enero de 2021 con Óscar Ayerve, coordinador de la veeduría para la fijación de la tarifa por el Consejo de Participación Ciudadana,se habló del tema del alza de tarifa respecto al transporte convencional. Comentó lo siguiente:

Consideramos que este proceso no fue manejado de manera transparente. Luego de un análisis de la documentación, nos pronunciamos paulatinamente sobre algunos de los temas importantes de los componentes que determinan la tarifa. Observamos que no estaba de manera apropiada determinada la demanda, es decir los ingresos, que recibían los operadores. Siempre lo tenían minimizado en número de pasajeros registrados por día e inflan los gastos. El 10 de noviembre de 2020, la Comisión de Movilidad había enviado su aprobación del Proyecto de Ordenanza, y el Concejo Metropolitano en primer debate conoció los criterios de los concejales y la veeduría. 

En ese debate expresamos nuestra inconformidad, en virtud de que los datos y cifras no tenían concordancia con el valor de la tarifa que se estaba pretendiendo incrementar. Expresamos nuestra oposición a este incremento por su inconsistencia, por tener sustentos caducados y por no ser transparente; expresamos al alcalde y los concejales que nunca hubo participación ciudadana, que los únicos que habían ocupado la silla vacía eran los representantes de los transportistas y que por tanto existía una ausencia grave de participación ciudadana. – Para finales de este mes, las disposiciones se deben ejecutar, siempre y cuando exista una mejora de los servicios. ¿Consiguieron esto los transportistas durante los meses que se les dieron? 

La forma en la que se debió hacer eso es que se organice la caja común, los fideicomisos, se hagan nuevos contratos, se establezcan todos los parámetros de calidad que demandan los usuarios, y, al cumplirse esos parámetros, determinar el valor del incremento de la tarifa. En nuestra opinión no debe ser de más de $0,28 a $0,30. El Concejo Metropolitano de Quito y el alcalde Yunda tomaron una decisión equivocada, absurda, injustificada. En los estudios de la Secretaría de Movilidad, y los operadores, en la determinación de la tarifa del transporte público, nunca se contemplaron la evasión y fraude.

Evasión entendida cuando un usuario sube a un bus y no paga, que es un porcentaje mínimo; fraude, que es un porcentaje cercano al 30%, cuando los mismos operadores se roban la plata ellos mismos, entre operador, auxiliar o asistente, el chofer y, además, el propio dueño del bus. Entre ellos llegan a un acuerdo para entregar un monto fijo de dinero al día, y el resto, la diferencia, se llevan el chofer y el cobrador. Después de ese monto, cobran lo que puedan con los pasajeros que deseen, y por ende vienen los correteos de los buses, la inseguridad, los accidentes, los muertos, los heridos. – ¿Qué temor hay en que se transparente la información?

Si en el Municipio de Quito existe corrupción, lo más corrupto que existe es la movilidad, ¿o no recuerdan el tema del taxismo y los permisos operacionales? En el transporte urbano ha existido corrupción permanente, fundamentalmente en el tema de rutas. Nunca se ha querido conocer los verdaderos ingresos que tiene el operador de transporte público. El Municipio de Quito ha sido corresponsable, y principalmente los funcionarios municipales: son agentes directos de los operadores. 

Se determinó en la veeduría, que subió la demanda de usuarios, por ende, significaban más ingresos y baja de los egresos. Se mantuvo la misma tarifa. ¿Qué hicieron para balancear los ingresos con los egresos versus el valor de la tarifa? Incrementaron el costo de todo lo que tiene relación a gastos financieros e intereses, y además se incrementó la utilidad de los operadores de $25891 a $141629 incrementado la utilidad en 447%. Y aun así aprobaron la ordenanza. Me opongo a la alza de tarifas por ser inmoral y por su falta de transparencia. No han considerado el valor social de la tarifa porque, en medio de una pandemia, con un desempleo tremendo. Habrá muchas personas que no podrán movilizarse por falta de recursos.- ¿Quizás ocurra un escenario similar a Octubre de 2019 cuando por unos días subió la tarifa a $0,35 y existió descontento general?

En Octubre de 2019 se incrementó el valor del precio de combustibles, se subió el valor de la tarifa de transportes públicos, y se dio todo lo que se dio: casi cae el Gobierno. Ocurrieron los acontecimientos del incremento de la tarifa del metro en Santiago, casi cae el Gobierno. No será hasta que la gente empiece a pagar la tarifa que entonces empezará la protesta social. Nadie quiere que Quito entre en un escenario de violencia pero, ¿quiénes están provocando esto? Los operadores, los funcionarios municipales, y principalmente, los concejales que aprobaron la ordenanza con el alcalde Jorge Yunda.

¿Qué pasará? 

Según el vicepresidente de la Comisión de Movilidad, concejal Omar Cevallos, por el momento, no se podrán firmar nuevos contratos, por lo que el aumento de tarifas depende de la firma de una adenda (apéndice, información agregada) por parte de los operadores de transporte público, la cual garantiza el cumplimiento de los parámetros de calidad del servicio, además de la participación en concurso público para la asignación de frecuencias. Es decir, los antiguos contratos se mantienen. Hasta el 28 de enero de 2021 es el plazo para cumplir con las mejores en el servicio de transporte público de Quito. 

Las operadoras dejarán de realizar cobros en efectivo para realizarse a través del Sistema Integrado de Recaudo, y con esto, iniciar la contratación del operador para el Metro de Quito. ¿Qué es el sistema de recaudo? Pago a través de medios electrónicos como tarjetas bancarias, pases de buses y de metro o códigos QR. Esto también se realiza para que un fideicomiso global sea el encargado de la distribución de los pagos de las operadoras por la contraprestación de servicios, sin embargo, cada subsistema de transporte contará con un fideicomiso individual, interrelacionado con el global. 

En enero de 2006, ante un posible aumento de pasajes, estudiantes de cinco colegios fiscales de Quito se congregaron el Instituto Nacional Mejía para protestar contra esta normativa. 18 menores resultaron detenidos durante las protestas. El Ejecutivo no realizó el alza. En octubre de 2019 también ocurrieron protestas ante una posible alza de pasajes, debido a la eliminación de los subsidios de la gasolina. Ahora, con pandemia encima, con una situación económica complicada, con una inestabilidad política y social latente, ¿servirá el que Guillermo Lasso se haya reunido con el alcalde Yundapara, de ser presidente, subsidiar $48 millones al año para que la tarifa del metro sea de $0,45? Y creo que el tema de los pasajes se puede resumir con la siguiente frase dicha por el presidenciable: Cuando “la bella virgen de Quito rote en el panecillo”, se encontrará una solución para todoslos problemas de movilidad en la ciudad.

Por Sebastián Vera

En mis redes: @sebis_vera

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *