fbpx
  • Sáb. Sep 25th, 2021

¡Se busca Conciencia Social!

PorMaría Fernanda Carrión

Sep 13, 2021

La sociedad en la que vivimos, nos ha convertido en personas competitivas, individualistas, egoístas, indolentes ante las adversidades  o necesidades ajenas, situando a los seres humanos en dos grupos; el grupo de quienes solo tienen conciencia individual, es decir tienen conciencia de sus propias necesidades y las  de su círculo social y político más cercano; y, por otra parte el grupo de quienes a más de la conciencia sobre sí mismos, han adquirido conciencia sobre las carencias y el trato diferenciado que otros reciben en relación a temas como educación, salud, ingreso mínimo, etc;  y buscan remediarlo.

Lo que este segundo grupo a logrado desarrollar es lo que se denomina Conciencia Social, concepto que  a mi modo de ver marca la diferencia en la forma de entender el mundo.

La Conciencia Social implica la capacidad que tenemos los seres humanos para percibir, reconocer y comprender los problemas y las necesidades que tienen las personas que nos rodean, buscando remediar los problemas de raíz, sin que eso dependa de la caridad ocasional  o voluntad de la persona que intenta ayudar.  Esa capacidad de empatizar con el dolor ajeno, nos permite entender el significado de la diversidad en los diferentes ámbitos de la vida en comunidad,  posibilitando comprender que lo que vivo, pienso, siento y percibo; no es la única forma de vivir,  pensar, sentir o percibir, que el mundo está lleno de matices a veces más injustos que justos y desde ese entendimiento buscar el bienestar social de todos.

Lamentablemente el gobierno actual parecería mantener una conciencia individual, comprendiendo y reconociendo las necesidades que aquejan a su grupo social y político, manteniendo la idea de ayuda social ligada a la caridad para los desposeídos, o  por lo menos es eso lo que nos hace pensar con las declaraciones emitidas por los cien días de gobierno; los proyectos de ley presentados ante la Asamblea,  los anuncios ministeriales y la respuesta  con represión ante las demandas colectivas como el paro de agricultores.

La desafortunada aseveración del presidente al decir entre otras cosas que  hasta el más modesto de los ecuatorianos posee un terreno, un barco o una finca, ratifica su conciencia individualista, demostrando nuevamente el total desconocimiento de la realidad social y económica de los ecuatorianos.

Los proyectos de ley enviados a la Asamblea, no se alejan de esa conciencia individual. Los anuncios de recortes presupuestarios en áreas tan sensibles como salud y educación, sin considerar las necesidades de esos sectores, van acompañados de anuncios ministeriales como el plan de apadrinamiento de escuelas,  en los que los únicos beneficiados son los padrinos y no los estudiantes, volviendo a establecer la caridad como política de gobierno, acciones que no hacen más que demostrar su incapacidad de empatizar con las necesidades de los ciudadanos.

En circunstancias de crisis como la que atravesamos, lo mínimo que espera la ciudadanía es que la clase política y sobre todo su gobierno se esfuerce por entender su situación, empatice con ellos y realice propuestas que den respuestas a sus necesidades de manera urgente, para ello es fundamental una verdadera Conciencia Social de parte del gobierno.

María Fernanda Carrión M.

Twitter: @mariafercm

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *