fbpx
  • Sáb. Sep 24th, 2022

Cabeza confundida (visiones de narco y violencia)

PorSebastián Vera

Jul 20, 2022

La cruz olvidada en la carretera

En el parque central, del lado oeste, mostrando todo el poderío obsceno propio del capitalismo gore, se encuentra una casa. La única en una villa de pescadores y pequeños comerciantes con alambrado eléctrico y piscina, a la que de vez en cuando se le junta una camioneta negra y una lancha. Los curiosos únicamente se acercan para ver esa jaulita de cristal que, según dice el cotorreo local, es propiedad de un hombre pesado.

Por una calle harapienta, en la que el tiempo no ha dejado más huella que polvo y adoquines viejos, llegando a la Virgen de Monserrat hasta el malecón, junto a una pescadería, se alzan tres pisos imponentes de los que para salvar sospechas y al mismo tiempo hacer alarde de poder, suena salsa y reggaetón, y aunque a pocos pasos se encuentre el reten naval, supuestos custodios de la seguridad y el orden, todos prefieren quedarse callados. En el cementerio, roban metales de tumbas para una dosis rápida. En un parquecito con vista al mar, todo se derrumba.

Pop quiz en prosa presa

¿Tocaría Eddie Palmieri en La Bomba? ¿Viajaría Johnny Cash a Cotopaxi? ¿Se animarían Metallica o Los Tigres del Norte a realizar un Live from La Peni? ¿Podría Ted Conover escribir en 10 meses su experiencia como guardia de seguridad de una cárcel ecuatoriana? ¿Y si Nelson Mandela, Malcolm X o Fred Hampton reencarnaron en un descuartizado, incinerado o decapitado? ¿Cantaría Elvis en Turi? ¿Hablaría el ex penal García Moreno de sus fugas históricas (plural, porque le gana a Alcatraz)?

¿Confesaría la Cárcel 8 que realmente no es cárcel sino un depar para gente nice con billete, contactos políticos y judiciales (con vista al Centro Comercial El Condado, nada menos)? ¿Filmaría Abel Ferrara la corrupción policial y militar ecuatoriana? ¿Tendremos alguna Omni Consumer Products que quiera privatizar la seguridad ciudadana a cambio de unos milloncitos y el cadáver fresco de un policía? ¿Habrá sido asesinado un Serpico entre los informantes policiales? ¡Virgen de las Mercedes, danos tu ayuda!

Sálvanos, Pedro Gil

Acá, ñaño lindo, seguimos los giles (sin honrar tu apellido, lamentablemente)

Celebramos pendejadas y a pendejos (háblese de democracia o banderas blancas)

Callamos muertes o nos las comemos en noticias (dependiendo de cuánto sangre el rating)

Decapitados ya no es poesía ni amor un verbo (cosas de neolazis y facheritos)

La huevada ya no es ninguna huevada (es cosa seria que te arrebata la paz y el sueño)

Toda calle es un recorrido para la muerte (múltiples infartos de terror y miedo)

Y se nos acabaron las lágrimas y las tripas (las cambiamos por migajas e hipocresía)

En deudas, aceite, hambre y desempleo (pela las pepas desde arriba que acá más 6000 hacen fila por 200)

Pedrito, allá en lo alto, santifica las canas (las del presidente no, ese man que se joda)

Diles a los malditos que pareen la guerra (que nadie quiere jugar)

Y permítenos, como tú, en este encierro de mierda, hacer y ser poesía (con tu bendición)

Encontrar el paraíso en la pendejada (y el infierno, para los dictadores, que no duerman nunca)

Por Sebastián Vera

En mis redes: @sebis_vera

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.