fbpx
  • Mar. May 21st, 2024

13 maneras de empezar bien el año.

PorCholucon

Ene 3, 2023

Integra tus objetivos de forma progresiva: Si este año te propones los famosos objetivos de año nuevo, te recomendamos que una vez hayas reflexionado sobre qué quieres conseguir, hagas lo siguiente: Comienza solo por uno de ellos, a poder ser de forma progresiva; y cuando creas que ya lo has integrado en tu rutina o ya lo has conseguido, pasa al siguiente. Te será mucho más fácil mantenerte enfocada si tus energías están canalizadas en una única dirección (Marta Panizo)

No hay cabida para los extremos: En lugar de empezar con etiquetas que cataloguen tus actividades en bueno/malo, primero interioriza que no hay extremos, nada es lo mejor y nada es lo peor. El equilibrio debe ser el objetivo.

Tanto nuestro cuerpo como nuestra mente se alimentan de la armonía que les podamos aportar tomando decisiones con respecto a cómo nos sentimos, escucha a tu cuerpo y escúchate (María Ruiz-Gollury).

Practica la autocrítica y reflexiona: Nunca está de más hacer una revisión de lo que hemos ido viviendo, hacer autocrítica y reflexionar si queremos hacer algún cambio en nuestros hábitos. Seguro que alguna vez has escuchado eso de ‘Año Nuevo, vida nueva’ y te ha llevado a plantearte qué propósitos conseguir el siguiente año pero ¿y si no quiero o no puedo cambiar ahora? ¡No pasa nada! Lo que te recomendamos es escucharte, pararte a reflexionar, ser realista y entender qué es lo que realmente te gustaría para, a partir de ahí, tomar decisiones (Amaya Navarro).

Practica el autocuidado: ¿Son propósitos o es autoexigencia? Hay que tener cuidado y distinguir entre cosas que nos gustaría cambiar o hacer porque pensamos que nos pueden ir bien, son útiles, cosas que nos apetecen o nos motivan, y esa autoexigencia con la que algunas veces nos machacamos, esos ‘debería’ rígidos que más allá de ayudarnos, nos someten a unas altas expectativas que cuando no cumplimos nos hacen sentir mal.

Plantéate si es algo que ‘tienes que hacer’ o algo que quieres realmente hacer para detectar desde dónde te hablas, si desde la autoexigencia o desde el autocuidado (Rocío Mesa Jiménez).

Si lo necesitas pide ayuda: Si este es otro año en el que no se cumplieron los propósitos del anterior, quizá es buen momento para lanzarse a la acción. A veces retrasamos el momento de cambiar y pensamos que siempre tendremos tiempo, que nunca es demasiado tarde.

Pero otro evento sucede, otra situación que no esperaba aparece, junto a otras emociones que no puedo manejar, y otra vez siento que se me escapa de las manos. Si esta idea lleva rondando un tiempo en tu cabeza, pide ayuda antes de que no puedas más (Judit Fernández).

Cuida tus relaciones sociales: Un aspecto fundamental para una salud integral son los vínculos, y la calidad de estos. Organízate para dedicar tiempo a aquellos vínculos que fomentan tu bienestar emocional. Busca el equilibrio entre las obligaciones diarias y los disfrutes de la vida (Mónica Matesanz).

Hazte responsables de tus reacciones: Todos hemos caído en la trampa de responsabilizar de nuestras expectativas a otros, dar por sentado que el otro es el problema cuando algo que dice o hace me incomoda, focalizar nuestra atención en lo que no me gusta del otro intentando cambiarlo en lugar de cuestionar mi reacción ante ello.

Lo más fácil suele ser pensar que es el otro quien está equivocado, quien se tiene que adaptar a nuestras exigencias, mientras que lo complicado es hacernos responsables de nuestras propias reacciones, evaluándolas y adaptándolas a las necesidades del vínculo.

Lo difícil y más importante es respetar y entender las diferencias de cada uno, fomentar nuestra propia responsabilidad en las interacciones con los demás, ya que sin esto no podríamos crear relaciones sanas que nos permitan ser y compartir nuestra individualidad con otros. Y tú, ¿qué esperas de ti en tus interacciones? (Lucía García-Figueras).

Regálate más tiempo para ti: Siempre invertimos tiempo en los demás y está bien, pero es muy importante dedicar unos minutos al día al autocuidado. Conectar con tus necesidades ayuda a mejorar tu calidad de vida y por lo tanto tu bienestar. Si has comenzado este año con la batería baja, Ariadna Becerra nos propone pensar en pequeñas actividades y acciones que te gustaría realizar para sentirte mejor contigo mismo/a: Un baño relajante, unos minutos de lectura, hacer uno de tus platos favoritos, tomarte un café, descansar y no hacer nada, dibujar, dar un paseo, identificar aquellos pequeños logros que consigues en tu día a día o escribir y reflexionar sobre aquello que puede inquietarte o preocuparte y así también poder mejorar tu gestión emocional (Ariadna Becerra).

Cuidado con las expectativas y las comparaciones: Ese propósito que te planteas ¿Es algo que quieres hacer o algo que crees se espera de ti? Tal vez no necesitas plantearte hacer planes emocionantes todos los fines de semana, sino que prefieres planes más tranquilos con personas cercanas, tal vez no va contigo aprender un idioma y sí planificar un viaje que siempre vas aplazando. ¿Qué crees que puede aportarte a ti personalmente? (Silvia Muñoz)

Revisa cómo te hablas a ti mismo/a:  Puede que en general, tiendas a hablarte de manera negativa, llena de juicios y poco respetuosa. Para este año, trata de poner más atención sobre esto. Puede ayudarte tener una libreta donde apuntar qué sueles decirte y reformularlo, transformándolo en una afirmación más compasiva (Elena Juárez).

No te estreses por no cumplir todos los propósitos: Si haciendo la lista de propósitos te das cuenta de que uno se repite y sientes que nunca puedes cumplirlo, desglosa este en pequeñas partes y piensa ¿Que necesitaría para conseguirlo? ¿Cómo sabría que lo estoy alcanzando? Ana Machado nos reta a empezar por eso y confiar en el poder de hacer un ‘poquito todos los días’ que te llevará a un ‘mucho’ al final de cada semana y lo mismo… Alcanzar ese objetivo.  Siempre con mimo hacia ti mismo/a, escribe, expresa, haz un poquito de eso que más te cuesta, empieza por unos segundos, un minuto… Estás en el camino (Ana Machado).

Escucha tus emociones: Tus emociones son importantes y pueden guiarte para tener un 2023 hecho a tu medida. Escúchalas y ayúdate con un ejercicio simple: Pararte un minuto al día y observar qué siente tu cuerpo y nombrar una emoción. Esta conexión con el cuerpo es un buen medidor para saber si tu presente te está generando bienestar o no. Si tu cuerpo se siente bien, sigue por ahí, estás en el camino adecuado. Si, por el contrario, sintieses incomodidad pregúntate: ¿Cómo me ayudo con esto? Es muy probable que con solo este poco, vivas más tu vida en lugar de que la vida te viva a ti y, además, sientas mayor bienestar (Esther Ruiz Jiménez).

Pregúntate por qué eso que quieres conseguir es importante para ti: Una pregunta que podría ayudarte a replantear qué es aquello que falla y qué es aquello que quieres conseguir es preguntarte por qué eso es importante para ti. ¿Qué hay debajo de todo eso? Por qué, de entre todo lo que podría haber escogido hacer o no hacer, he escogido eso.

Si consigues llegar a esa base, podrás encontrar las acciones que te acercan o te alejan. Porque lo importante no es lo que hagas o dejes de hacer, lo importante es lo que buscas, la dirección hacia la que te diriges en tu día a día y en tu vida y, en función a eso, habrá una lista grande de acciones.

Por ejemplo, podría ser proponerte salir más con tus amigos. En este caso, ¿qué es importante para ti en cuanto a las relaciones sociales y por qué?, ¿qué te aporta? ¿puedes conseguirlo haciendo algo en concreto?, ¿puedes hacer eso en otras áreas de tu vida? Esto ayudará a enriquecer tu lista y a tener varias opciones, lo que aumentará la posibilidad de éxito, reforzará tu autoeficacia y te motivará para seguir adelante (Bea Fernández).

Vía El español

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.